Antes

C/ Dos de Mayo. Pamplona.

Es el antes y siempre es lo mismo. Cada corredor tiene un ritual que se repetirá -si todo va bien- durante ocho mañanas de julio. Calentar y estirar, reducir la tensión y preparar los músculos para el máximo esfuerzo. Mientras, pensar mucho. O no pensar nada. Después, en la cuesta de Santo Domingo, la adrenalina hará el resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ dos = 10

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>