Umbría

Paseo Fluvial del Arga. Pamplona.

El pintor

Molino de San Andrés. Villava. Navarra.

Atrás

Plaza del Castillo. Pamplona.

Cuestión de altura

Luneta de Santa Lucía. Ciudadela de Pamplona.

Vespertinus

Catedral de Santa María la Real. C/ Curia. Pamplona.

El árbol de la memoria

Homenaje a los fusilados en Navarra en 1936. Vuelta del Castillo. Pamplona. 

Nachtwey

Facultad de Comunicación. Universidad de Navarra. Pamplona.

Expectación. Inquietud. Incluso algunos nervios. Emociones que se han hecho evidentes con motivo de la intervención de James Nachtwey esta mañana en Pamplona. No es broma. Para los periodistas, para los fotógrafos y para los estudiantes de Periodismo, ver y escuchar a Nachtwey es algo memorable e irrepetible. Uno de los grandes del fotoperiodismo, de ahora y de siempre.

Esta mañana el fotógrafo norteamericano ha recibido el premio Luka Brajnovic de Comunicación en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, un galardón que se otorga a comunicadores con una destacada trayectoria profesional y comprometidos con la defensa de los derechos y la dignidad de la persona. Para alguien como Nachtwey que acumula tantos laureles (dos World Press Photo y cinco medallas de oro Robert Capa, entre otros muchos) seguro que este premio ha tenido un significado especial. No en vano se lo ha otorgado una entidad académica, un reconocido vivero de periodistas y en una sala abarrotada de estudiantes con hambre de aprender. El futuro del periodismo.

En lo personal, hoy lo he comprobado: Nachtwey, que se ha sumergido en innumerables guerras y ha reflejado los grandes conflictos sociales durante tres décadas, camina sigiloso, habla bajo y escucha con paciencia y amabilidad. En alguna ocasión ha confesado su voluntad de ser invisible. Quizás esa reserva con la que le hemos visto transitar, casi de puntillas, es uno de los rasgos que le ha permitido acceder al infierno una y otra vez con el objetivo de mostrarlo al resto del mundo.

 

Gran árbol, pequeña duda

Ciudadela. Pamplona.

Trazo sur

Paseo del Redín. Pamplona.

Rastreo

Paseo del Prado. Madrid.